La fatiga se convierte en el verdugo de España en el Mundial